José Andrés no puede controlar la cocina y Bertín no puede parar de reír