Alex Márquez y Tito Rabat aparcan las motos un día para pasarse a la cocina