Sergio Gadea demuestra que es un piloto de 'altos vuelos'