Márquez y Espargaró, ¿respeto feroz?