Marco Simoncelli, Shoya Tomizawa o Dani Rivas también fallecieron por su pasión