Lorenzo nos abre las puertas del ‘cuartel general’ de Yamaha