Un adelantamiento que vale un Mundial