Rossi y Jorge Lorenzo ya saben lo que es jugarse (y perder) un Mundial en Cheste