Viñales ya tiene mirada de líder de MotoGP