Los motivos por los que el Citroën C3 triunfa entre los coches urbanos