Los secretos del BMW M2 competición, una máquina casi ‘infinita’