Francia, el gran tapado del Mundial