Los brasileños dan la cara hundidos