La Puerta de Brandenburgo de Berlín fue el centro de las celebraciones de los alemanes