El jurado, cada vez más borde