Paz se queda a tres palabras