Tomás y Fernando, duelo de titanes