Un “no sé” le juega una mala pasada a Andrea Duro