¡Antonio se queda a dos palabras y un fallo de llevarse el bote!