Soledad Mallol pierde el micro de la pasión que le ha puesto a su canción