Yolanda Ramos tiene más ganas de jugar que nadie y pulsa hasta cuando no le toca