¡Jaime consigue una vez más la silla naranja!