La ‘pista musical’, convertida en una guerra de imitaciones y chistes