Antonio juega con el record de segundos, pero cuatro letras le separan de su sueño