Así fue cómo sor Lucía se jugó la vida para rescatar a Rafa y a Paula