Diango, sorprendido por sus nietos