Los Pecos, una leyenda viva