Mario Picazo, al desnudo