Emily le pone cara al asesino de su padre