Djokovic, parada para ir al servicio