Maria Sharapova, problemas con el saque