Lydia Lozano, con y sin maquillaje