El segundo "yogur-sorpresa" de Karmele: Lorenzo Capriles alaba su estilismo