Alberto Isla, acorralado por la prensa