Kiko Rivera, en todo su esplendor