Kiko Hernández, el colaborador más odiado por los trabajadores de Mediaset