Los colaboradores se mojan en la escuesta