Otra polémica para Lydia: sus clubes de fans