Cayetano Martínez de Irujo protagoniza un desencuentro con la prensa