El ganador de Eurovisión 2015, Måns Zelmerlöw nos enamora con su canción