Gustavo González, el cazador cazado