Sema, enfadado porque sólo ha perdido 300 gramos