Carlota Corredera, en India con la Fundación Vicente Ferrer