Lydia Carey ensaya para mostrarnos la antítesis de un villancico