Sema se come el papel de las magdalenas, según Belén Esteban