Kiko Hernández, de los celos a la emoción en cuestión de segundos