Maribel Sanz: “Lequio nunca me traicionó”