Raúl Prieto nos cuenta la aventura de Las Campos en Nueva York: “Terelu no ha dejado vivo ni un puesto de perritos calientes"