Arévalo niega que Francisco viva una difícil situación económica