La austeridad en la que vive Amador Mohedano: recluido en casa y sin vistas